esenfrdeitptru

 IMG_3770.JPG

 

INVESTIGADOR DE LA UNSE PARTICIPÓ EN ESTUDIOS

SOBRE GENERACIÓN DE VACUNAS ORALES

 

Recientemente, una de las revistas científicas más prestigiosas del mundo, Nature Communications, publicó una investigación sobre la creación de una plataforma para desarrollar vacunas orales y reemplazar el uso de las jeringas, diseñada por un equipo del CONICET dirigido por el Dr. Hugo Luján. En nuestra Universidad, el Dr. Pedro Carranza, investigador y secretario académico de la Facultad de Ciencias Médicas, formó parte de  estos estudios durante su formación doctoral en la Universidad Nacional de Córdoba y posdoctoral en el Hôpital Universitaire Pitié Salpêtrière.

Se trata de una plataforma que permitiría convertir cualquier antígeno en una vacuna de ingesta oral –a través de pastillas- que podría reemplazar a las inyecciones tradicionales.

Según publicó el CONICET, en la actualidad, la única vacuna oral que existe en el mercado es la Sabín, que se desarrolló en los años 60 y se aplica contra la Poliomelitis en niños de 6 meses a 5 años de edad. La plataforma desarrollada por Luján, podría utilizarse en la generación de vacunas orales que combatan cualquier agente infeccioso, incluso contra células tumorales.

“Descubrimos que ciertos parásitos protozoarios que habitan en el intestino humano, tienen unas proteínas que los recubren y que no son degradadas por el jugo gástrico. Eso llevó a pensar, si estas proteínas podrían proteger otras proteínas o antígenos, en este caso vacunas, y de esta manera utilizar la vía oral como vía de administración de antígenos vacunares, y evitar la vía parenteral (pinchazo)”, explicó.

El experto señaló que con este hallazgo inicial, se comenzó a trabajar y a combinar esas proteínas con otras, como la influenza (gripe), con resultados similares y alentadores, al tiempo que se generaba una respuesta inmune en las mucosas locales, principales vías de entrada de los microorganismos.

Carranza señaló la importancia de estos avances científicos. “Cuando uno recibe una vacuna, hay una respuesta inmune- sistémica y también en mucosas, aunque menor porque la vía de entrada de la vacuna fue por vía parenteral. El hecho que se plantee una plataforma, donde las vacunas actuales puedan administrarse en forma oral, crea esta posibilidad de desarrollar una respuesta mucho más fuerte en mucosas, evitar el pinchazo y las cuestiones de mantenimiento de las vacunas (cadena de frío), ya que estas proteínas no se degradan a temperatura ambiente”.

El investigador de la UNSE, reveló que en Santiago del Estero, se realizan estudios similares, tras la creación del Centro de Investigaciones y Transferencias (CITSE), de doble dependencia UNSE – CONICET, y la radicación de investigadores, como fue su caso.

“Actualmente estamos estudiando parásitos similares que tienen proteínas similares, con la intención de avanzar en otras áreas, para no superponer los trabajos, pero sí continuar con estas proteínas y parásitos que encontramos tienen beneficios y pueden dar solución a  problemáticas en salud humana y animal”, concluyó.

 

 

Compartimos el siguiente enlace, para leer la investigación en profundidad: ingresa aquí

 

0
0
0
s2smodern