esenfrdeitptru

La Facultad de Ciencias Médicas, cuenta  con 20 alumnos en condiciones de cursar el quinto año de medicina.

Avanza la formación académica de los futuros médicos santiagueños

“Creo que las ciencias médicas en Santiago del Estero, tomarán una nueva perspectiva después de la primera camada de médicos recibidos”, señala Candela, una de las “alumnas avanzadas”.

alumnos medicina.jpg

                      Alumnos de la Facultad de Ciencias Médicas.

 

La Facultad de Ciencias Médicas, creada mediante Resolución del Consejo Superior de la UNSE (Nº 245), en diciembre del 2014, ha sido testigo de la formación académica, teórica y práctica, de la primera camada de ingresantes a la carrera de medicina.

Carolina Ciancia, (21 años); Candelaria Nadine Juárez (22); Milagros Lysek (22); Enzo Villarreal Pérez, (22); Cinthia Toledo, (22) y Aldana Villavicencio, (22), son solo algunos de los 20 alumnos que se encuentran en condiciones de cursar el quinto año de la carrera de medicina, pudiendo desde ese lugar, mirar hacia atrás, recordar sus inicios, valorar todo lo aprendido durante el trayecto formativo y describir el futuro que avizoran como profesionales de la salud, enfatizando sus aspiraciones como futuros médicos.

Para ellos, ser “alumno avanzado”, significa una gran responsabilidad, lo que se desprende no solo de ser la primera cohorte, sino también de la interacción constante que mantienen con los alumnos de otros cursos, a quienes transfieren sus consejos y experiencias, "generando en ellos confianza”, dice Carolina, mientras que para Enzo significa “Ver plasmado todo el esfuerzo que pusimos para llegar a dónde estamos, y nos reconforta para seguir por el camino de estudiar y perfeccionarnos cada día”.

enzo 1.jpg

                     Enzo Villarreal Pérez.

 

Experiencias

Al hablar de sus experiencias, todos coinciden en señalar su paso por la facultad y su formación de manera positiva. Cinthia la califica como “Agotadora, pero linda. Más allá de ser una carrera que requiere compromiso y disciplina, la facultad y nuestros profesores fueron muy cálidos y siempre nos impulsaba a saber más por el bien común”, dice.  “Mi experiencia en estos años ha sido increíble, año a año vamos aprendiendo más, nos vamos superando, y vamos creciendo como personas”, dice Carolina, mientras que Enzo señala que “En un comienzo fue muy difícil, representó todo un desafío la adaptación. Me costó mucho más aún porque yo soy de Añatuya, y el estar lejos de la familia hizo todo más complejo”.

Por su parte Cinthia aduce que  estos cuatro años de estudio, le permitieron encontrar incluso un equilibrio entre su vida de estudiante y su vida social, mientras que para Milagros, el acompañamiento y apoyo de sus compañeros y docentes fueron una constante: “Estos cuatro años fueron duros, para las personas que somos del interior venir a una ciudad nueva, solos y empezar la facultad es un cambio extremo, pero me encontré con gente que me ayudo a poder sobrellevar todos los obstáculos, con sus altos y bajos esta etapa sin dudas esta enriqueciéndome en todo los sentidos, tanto académicos sociales, forjando lazos con mis compañeros”.

carolina.jpg

                                                                                                  Carolina Ciancia.

 

La FCM

A modo de definir la institución educativa, Aldana expresa que la facultad le brindó “las herramientas necesarias para ser el tipo de médico que la gente realmente necesita, un médico humanista que no ve a los pacientes como enfermedades sino como personas que tienen un contexto y necesitan apoyo y contención”, relato que representa lo que piensan también sus compañeros, quienes le asignan a la facultad los cambios que se hacen evidentes en ellos como persona. “Soy otra  persona”; “tengo una visión diferente”; “me abrió los ojos a realidades muy diferentes a la mía”; “Fue una experiencia muy enriquecedora”, son las respuestas más representativas.

En esta línea, Milagros se refiere al perfil de médico que construye desde hace cuatro años: “La verdad que es imposible salir de la facultad sin el perfil humanístico, las materias que tuvimos a lo largo de estos años nos ayudo a abrir nuestras mentes y saber qué tipo de médicos queremos ser y cual no”, a la vez que aspira a “poder poner en práctica todo lo que aprendí durante estos años y llegar a los pacientes desde otro lado como la facultad nos ha inculcado”.

lisek.jpeg

                                                                                       Milagros Lysek.

El futuro

La especialización en endocrinología, oftalmología, cirugía, neurología, neonatología, anatomía patológica, psiquiatría y medicina forense, son algunas de las respuestas que ofrecen los alumnos de medicina cuando se indaga acerca de la visión de futuro que tienen hoy. Algunos de ellos, aspiran a formarse y especializarse para regresar a su lugar de origen, es decir al interior de la provincia. “Me veo especializándome y volviendo a mi ciudad, para así poder contribuir en mi lugar de origen”, dice Carolina. Se suma Enzo: “En un futuro me veo como un profesional con muchas ganas de perfeccionarse, dedicado con sus pacientes, dispuesto a dar todo de sí para el bien de las personas, y por sobre todo no olvidando sus orígenes”, dice.

Sin duda, estos jóvenes aspiran a convertirse en profesionales con herramientas técnicas pero también sociales, como la empatía, ya que ese es el perfil que se les inculcó, a lo largo de la formación académica. A esto, se agregan las aspiraciones de Aldana cuando señala que  su anhelo es “Mejorar el sistema de salud de Santiago del Estero a medida que los médicos egresados de la Unse vayamos ocupando los puestos en los diferentes centros de salud con los que contamos”.

Candela mira con optimismo su futuro y el de sus compañeros: “Creo que las ciencias médicas en Santiago tomarán una nueva perspectiva después de la primera camada de médicos recibidos”, enfatiza.

 

 

candela.jpeg

                                                 Candelaria Nadine Juárez

 

Reflexión

Los alumnos avanzados de la carrera de Medicina, reúnen consejos que pueden servirles a quienes se iniciaron en este camino o ven a la medicina como su futuro profesional. Esfuerzo, constancia, lucha, estudio y perseverancia, dicen, son los pilares sobre los que pueden y deben apoyarse.

“No darse por vencido jamás, perseverancia, constancia en el estudio. Va a ser difícil en un comienzo pero a medida que vayas avanzando se te aclarará el camino y la carrera se tornará apasionante”, aconseja Enzo, mientras que Carolina  sugiere que “nunca se rindan, si el ser médico, es su sueño que luchen por ello y que aboquen todas sus energías para lograrlo”.

aldana.jpeg

                                                               Aldana Villavicencio junto a sus compañeras.

0
0
0
s2smodern