esenfrdeitptru

editar

JosefinaFantoni3.jpg

Integrantes de la comunidad de la Universidad Nacional de Santiago del Estero y de la Facultad de Humanidades, Ciencias Sociales y de la Salud expresaron sentidas palabras para brindar el último adiós a nuestra querida Josefina “Paquita” Fantoni.

 

El decano de la Facultad de Humanidades, Ciencias Sociales y de la Salud de la Unse, Marcelino Ledesma, destacó la figura Josefina Fantoni en su rol de vicedecana, pero principalmente su costado humano.

 

A través del texto, Marcelino Ledesma se refirió a la significativa pérdida que sufre la comunidad educativa con la partida de “Paquita” y ratificó el compromiso de “seguir con la fuerza de tu presencia en cada paso que demos”.

 

Por su parte el rector de la Unse, Héctor Paz, recordó que, en su función como vicedecana, compartieron “largas jornadas en paritarias, siempre ecuánime, siempre buscando la verdad y el equilibrio”.

 

A continuación, compartimos los textos de los diversos integrantes de la comunidad universitaria que escribieron para despedir a “Paquita”:

 

 

Una bella persona, una gran mujer, una Incondicional compañera. Es la huella que dejas en las páginas de la vida que pudimos compartir. No sé si fueron pocas o muchas, sí sé que fueron intensas y muy importantes para los dos.

Fueron tiempos de aportes y aprendizajes permanentes; fueron tiempos de muchas coincidencias y algunas diferencias respetadas; fueron tiempos de construir y construirnos; fueron tiempos de proyectar aún más allá de nosotros; fueron tiempos de vivir lo colectivo sin resignar lo individual; fueron grandes momentos, llenos de energía, llenos de vida.

Hoy está vida nos pone otro desafío, el de la lejanía física, el de los silencios en nuestros habituales lugares de diálogo, pero nos da la posibilidad de seguir conectados desde el corazón y desde el espíritu.

Vamos a extrañarte mucho, pero vamos a seguir con la fuerza de tu presencia en cada paso que demos. Gracias por todo. Gracias por tanto. Gracias Amiga, Compañera, Colega. Gracias Paquita Fantoni

 

MARCELINO LEDESMA

Decano de la Faculta de Humanidades, Ciencias Sociales y de la Salud

 

 

Una tristeza profunda, un gran dolor produce el fallecimiento de nuestra querida amiga Paquita. La conocí hace muchos años junto a la Dra. Lucena, compartimos hermosas conversaciones sobre la teoría del pensamiento complejo.
Como Vice Decana, compartimos largas jornadas en paritarias, siempre ecuánime, siempre buscando la verdad y el equilibrio. Una gran profesional, una gran persona. La extrañaremos mucho, la seguiremos queriendo y recordando con el afecto de siempre.

 

HÉCTOR PAZ

Rector de la Unse

 

 

Paquita: la mujer delicada, la profesional intachable, la profesora exigente pero contenedora, la mujer dedicada a una gestión pensada, la mujer de principios y opiniones argumentadas. Una vida dedicada al estudio y a los afectos.

Así te describo y así te recordaré en esta comunidad universitaria que nos unió en proyectos colectivos, en debates enriquecedores, en acciones pensadas para el bien común.

En este espacio donde supiste siempre construir desde los acuerdos y las diferencias.

Paquita tienes todo mi respeto y en mi memoria quedas como una referente por tu ética, tu trabajo, pero por sobre todo, por la exquisita persona que me permitiste descubrir.

¡Hasta siempre Paquita Fantoni!

 

MARÍA DÍAZ

Vicerrectora de la Unse

 

 

Nuestra querida Paquita conjugaba su vocación filosófica, su sentido reflexivo y crítico, con una profunda fe religiosa; su seriedad, con una pudorosa emotividad; la corrección de sus acciones, con la sensibilidad necesaria para comprender las circunstancias de los otros.  Quienes tuvimos el privilegio de compartir tareas y ser acompañados por ella, supimos de su entusiasmo e interés orientados a hacer de la academia un mejor lugar. En la Facultad, supo transmitir su calidez y preocupación para generar un ambiente grato y amigable.                                                              Paquita nos hará falta, extrañaremos a ese ser que se brindó como la compañera, amiga y profesional plenamente humanista, orientada a dar lo mejor de sí.      

ANA CASTIGLIONE

Secretaria Académica (FHCSyS)

 

 

Paquita tenía muchas virtudes, pero quisiera recordar dos. Su enorme capacidad de trabajar juntos respetando la diversidad de pensamientos y su voluntad por integrar a la juventud en los equipos de trabajo. Esas dos virtudes representan el modo en que pensaba la gestión de lo público, de lo común, y esa enseñanza nos deja: construir una facultad que integre las diversidades y que mire con esperanza al futuro. La vamos a extrañar querida profesora.

 

JOSÉ VEZZOSI

Secretario de Posgrado (FHCSyS)

 

 

"La Facultad está primero, antes que todo", era la frase necesaria y suficiente, con ese semblante firme, contundente y esa mirada imperturbable, pero sin perder jamás ni un gramo de ternura. Así era Paquita. Una pieza vertebral en el trabajo diario de nuestro equipo de gestión. Fue mi profe de Ética en mis años de estudiante de Comunicación Social. Fue mi vicedecana y mi compañera. La vamos a extrañar mucho y estará siempre presente en cada acción que emprendamos.

 

OMAR LAYÚS RUIZ

Secretario de Extensión, Vinculación y Transferencia (FHCSyS)

 

 

La partida de nuestra querida vicedecana, Josefina Fantoni, significa una pérdida invalorable para toda la comunidad educativa de la Unse, pero principalmente para quienes pudimos trabajar a su lado, compartiendo la agenda diaria en la Facultad de Humanidades. Rescato por sobre todas las cosas, el haber podido conocer a una mujer íntegra, llena de valores, siempre dispuesta a brindar el consejo oportuno y a escuchar las inquietudes, con total compromiso con su función y dando lo mejor de sí por nuestra Facultad.

 

CARLA FERREYRA

Secretaria de Administración (FHCSyS)

 

 

A la Pakita

Cada cual te guardará donde vos más nos guardas y trataremos de no dejar que la suspensión de los saludos matinales los encuentros y desencuentros alrededor de lo que tanto amamos la educación como vida nos agote el manantial de tu memoria.

Siempre distintas, nunca diferentes, hoy hemos perdido todo/as esa parte de la mejor decencia que se puede tener en una institución educativa y andaré despoblada con faltantes desde ahora y para siempre sin reportes de nietas, de sobrinos, sin el eco de los años de estudiantes iniciando nuestro mejor recorrido en la carrera docente nos ha sorprendido el tiempo ha cometido una injusticia.

 

GLADIS LOIS, Cátedra Libre de Derechos Humanos (FHCSyS)

 

 

Conocí a Pakita cuando llegué a Santiago hace 24 años, en la UCSE, donde tuve mi primer trabajo. Ella en ese momento era docente allí y luego fue vicedecana y más tarde decana.

Pakita en ese tiempo estudiaba a Habermas y coincidimos rápidamente en intereses de investigación. Luego, en la gestión (yo coordinaba un "Área de investigación" recién creada en la Facultad de Ciencias de la Educación, trabajamos intensamente por dar autonomía relativa y fortalecer la institucionalidad en la Facultad. Fueron casi diez años, hasta que la crisis institucional la expulsó a ella y me hizo sentir que debía irme yo.

Pakita era generosa: siempre dispuesta a apoyar a los que empezaban; no escatimaba su tiempo ni sus energías cuando algo le parecía importante y necesario. Generosa con sus estudiantes y con sus colegas. Nunca se "creyó" sus cargos, los vivía como servicio. Así era también con su familia: con su madre, a quien cuidó con devoción hasta el final, y con sus sobrinos, que eran pequeños por entonces y eran la alegría de su vida.

También era exigente, consigo misma primero, con los demás también: se indignaba cuando percibía alguna actitud como indolente o mezquina y a veces se sentía obligada a corregirla.

Y, sobre todo, era coherente con lo que pensaba y sentía: nada la torcía cuando estaba convencida de algo. Llevaba esas convicciones hasta las últimas consecuencias, aún a su costa.

Esta es la Pakita que yo conocí y con la que trabajé de cerca allá por fines de los años 90 y comienzos de los 2000. Aunque la vida nos llevó luego por otros caminos, siento mucho su desaparición, atesoro su memoria y agradezco especialmente haberla tenido como compañera de trabajo por aquellos años complejos.

 

ANA TERESA MARTÍNEZ, Indes (FHCSyS-UNSE/CONICET)

 

 

Paquita era una persona franca, equilibrada en sus opiniones, con un sentido ético tan presente en todas sus acciones que maravillaba. Como amiga, era una persona extraordinaria atenta siempre a acompañar y dar un buen consejo. Sabia escuchar. Hasta siempre amiga

 

MARÍA LUZ PALOMARES, docente (FHCSyS)

 

 

La tarde del martes 6 de abril de 2021 se vio abruptamente conmovida por la tristísima noticia del fallecimiento de Pakita, nuestra vicedecana, nuestra profesora, nuestra colega, nuestra amiga. Su persona es una de esas raras excepciones en las que confluyen notas de una relevancia humana por su calidez, una referencia académica por su dedicación y un ejemplo de compromiso político y ético en su palabra y su acción.

Su historia personal está entramada con la filosofía, la docencia y la institucionalidad. La carrera filosofía de la Facultad de Humanidades, Ciencias Sociales y de la Salud, en Santiago del Estero, tiene su huella desde sus tempranas horas. Todos hemos asistido a alguna de sus clases, a algún seminario o disertación donde Pakita hizo presente su palabra. Su enrolamiento con actividades filosóficas y su vínculo con personas y facultades del NOA llevaron este ejercicio de la docencia y la asunción de la palabra más allá de nuestras fronteras. Su reconocimiento dentro de la comunidad filosófica del norte argentino es fruto de su presencia constante y generosa donación.

Su experiencia ganada con los años y participación en distintas actividades y ámbitos institucionales, la llevaron a asumir la gestión en diversas funciones. Siempre dispuesta, siempre íntegra, con la postura, la mirada y la palabra serena y firme. Pakita ha sabido ser autoridad sin que ello opaque su calidez en el trato y su relación siempre próxima con quienes trataba. Su intervención en la gestión y la vida política de la Facultad es un ejemplo de compromiso ético, de participación y presencia desde la palabra y la acción.

La sombra y la tristeza nos invadieron al momento de la noticia de su partida, pero ambas fueron disueltas al recordar su persona, su talla, su mirada y su sonrisa, la luz que su vida nos deja. Nuestro respeto, nuestro agradecimiento y nuestro reconocimiento a quien hizo de nosotros algo mejor en cada encuentro.

 

FRANCISCO YOCCA, coordinación de la Licenciatura en Filosofía (FHCSyS)

 

 

Querida Paquita, has sido una persona grandiosa, has dejado huellas imborrables en nuestros corazones, has ayudado a forjar profesionales con cualidades de excelentes personas. Todos ellos y nosotros que tuvimos la dicha de trabajar a tu lado, hombro a hombro; somos capaces de ver todos los valores que nos has dejado, estaremos siempre llenos del amor que nos compartiste. Sonreiremos invariablemente ante el recuerdo de tu voz y tu decir cálido, amaremos y seguiremos adelante, gracias a tu ejemplo de PERSONA, MUJER, EDUCADORA y AMIGA.

Nos resulta imposible evitar la tristeza, tu ausencia nos duele, pero tu recuerdo nos hará sonreír siempre. Hasta pronto QUERIDA PAQUI!!!

 

ESTHER DINARDO, coordinación Licenciatura en Enfermería

 

 

Mi querida Paquita. Cuántos recuerdos tan preciados quedarán grabados en mí corazón por siempre! Tantas experiencias compartidas llenas de aprendizajes, teñidas de cariño y afecto. Fue mi profe de 1° año en la carrera EPS, me acuerdo cómo nos instaba a interpelarnos constantemente para fortalecer nuestra criticidad y autonomía personal;  fui su ayudante estudiantil en Antropología Filosófica, fue mi compañera de trabajo y mí Vice Decana. Qué gran persona; de ética profunda, convicciones y valores ejemplares dignos de imitar y de un compromiso con su hacer profesional excepcional. Intachable e íntegra. Te voy a extrañar tanto!!! Que Dios te envuelva en sus brazos de amor.

 

ANALÍA RUSSO, coordinación Educación para la Salud

 

 

Me quedo con tus palabras de enseñanza, de construcción, de aliento, me quedo con tus manos contenedoras, me quedo con los mejores recuerdos y la palabra justa en el momento adecuado. Me quedo con mi profe, la que en medio de clase se daba vuelta y nos preguntaba “¿Por qué?”. Me quedo con todo lo que nos diste, lo que nos invitaste a construir y a reconstruir.

Primero mi profe, después mi vicedecana, la que me tomaba de las manos y me miraba fijamente a los ojos y ya lo sabía todo. ¡Volá alto profe querida! ¡Te vamos a extrañar! Siempre estarás en nuestro pensamiento y nuestro corazón.

 

GISELA GARCÍA CHAMUT, coordinación Educación para la Salud

 

 

Paquita

Alumna, colega, amiga. En ese orden fui conociéndola y valorándola. Su seriedad, su rigor académico, su compromiso sensible. Detrás de una coraza inicial aparecía luego la apertura de su sensibilidad y afecto. Pese a que el dolor la acompañó mucho tiempo, la alegría y el buen trato fueron siempre su marca. Su amabilidad fue literal, Paquita siempre fue amable: digna de ser amada, apreciada, querida. El trato a lo largo de 34 años fue dejándome esa memoria de ella: más sensible que estricta, más compañera cercana que autoridad distante. Le estoy agradecido por eso. Seguirás con nosotros Paquita.

 

ALEJANDRO AUAT, docente (FHCSyS)

 

 

Decir algo sobre Paquita es siempre poco. Sus valores éticos, su decencia, su tremenda humanidad, su entusiasta forma de entender la vida unida al sentido de la educación...son algunas de "sus presencias" con las quiero tenerla siempre cerca. Lía

 

LIA ZÓTTOLA

Coordinadora Maestría Salud Comunitaria y Familiar

 

 

Hoy lamentamos profundamente tu partida, pero nos dejaste un legado que siempre debemos recordar y hacerlo práctica cotidiana: tu empatía, tus enseñanzas, tu honestidad, tu respeto hacia el otro, tus sencillas palabras para darnos tranquilidad y por sobre todo tu calidad de persona y compañera de trabajo. Vivirás siempre en el corazón y en el recuerdo de todos. Hasta siempre Querida Profe Paquita.

PABLO CEJAS

Alumno y compañero

 

 

Paquita, una gran amiga. Era de baja estatura y delgada pero al llegar a un lugar marcaba presencia. Su voz era calma y baja pero el silencio se hacía presente para escucharla. 
Una luchadora por la ética y el bien de las niñas y niños en el CePSI. Ejemplar docente y funcionaria. Mujer extraordinaria que marcó una huella en quienes las conocimos.
Te voy a extrañar.

 

María Taboada

FCM - UNSE

 

 

 

Paquita fue el ejemplo del deber ser, su ejemplo, su templanza, sus palabras del día a día, siempre atenta a lo que necesitaba el prójimo, una persona inolvidable que siempre tendrá un lugar especial en mi corazón, deja una huella en cada lugar donde estuvo.

 

CLAUDIA AGUIRRE, Secretaria Vicedecana (FHCSyS)

 

 

Hay momentos en que somos conscientes que la vida se juega a cada instante. 

Entendemos de pronto que la rutina y el hacer cotidiano encierran un valor profundo en sí mismos y otorgan sentido a nuestros días, porque son mucho más que eso.

Hay personas que son capaces de transformar esas rutinas en rituales.

Personas que pueden cumplir con cada cometido, comprometiendo su esencia en cada paso y guardando la humildad y sencillez en una hermosa y compleja combinación de valores.

Este es el momento de despedir a una autoridad de nuestra Facultad, de agradecer el tiempo compartido y de atesorar cada recuerdo y enseñanza.

Hasta siempre Paquita. Dejaste huella y ejemplo de fortaleza. Trascenderás en nosotros y en nuestra querida Facultad de Humanidades, por siempre.

 

SONIA SÚAREZ,

Directora Académica (FHCSyS)

 

 

Me considero afortunada de haber sido la alumna de la querida profesora Fantoni en tres ocasiones. La conocí en mi segundo año de cursado de la carrera, mientras aún estaba adentrándome en el mundo de la filosofía. Encontré en ella mucho más que una profesora, encontré a una maestra. La profesora Fantoni, o Pakita como le decíamos cariñosamente, era de esos docentes que no se limitan a brindarte información sobre una disciplina, sino que son maestros porque, como guías, te van señalando el camino. Era, ante todo, una persona de gran calidad humana, que se interesaba por sus alumnos como seres humanos, además. Hoy soy quien soy, en parte, gracias a ella, a sus consejos, a su interés por ayudarme a descubrir lo que me apasiona, lo que me hace feliz. Tantos buenos momentos compartidos, clases, pero también cafés y charlas amigables. Pocas palabras pueden hacerle justicia verdaderamente a quien fue una gran persona, una gran profesora, una gran filósofa, pero así es como yo la recordaré siempre mientras transito el camino que ella me señaló.

 

ÁNGELES ELIZABETH RUIZ PAZ

Alumna Licenciatura en Filosofía

 

 

En 2015, estábamos en 4to año y todavía nuestra escritura académica era bastante floja y entre los compañeros ninguno había participado de algún simposio, congreso o foro donde poder exponer nuestros trabajos. cursábamos Éticas Aplicadas con la profe Paquita, y ella organizó un Foro, algo interno a nuestra carrera, donde por primera vez y luego de un proceso de correcciones realizadas por ella, teníamos la posibilidad de presentar públicamente nuestros trabajos ante nuestros pares y otros docentes de la casa. Recuerdo también que fue por su insistencia y acompañamiento que asistí a mi primer Congreso de Filosofía de la Red Norte Grande en Jujuy, a presentar mi trabajo, el mismo que había escrito para su materia. Fue muy importante para mí porque me brindó confianza y seguridad, al mismo tiempo que me indicaba el camino académico a seguir para hacer carrera en esta disciplina.

Luegohace muy poco, al contarle que me iba a postular para la Beca Doctoral del CONICET, con un tema sobre el cual ella venía trabajando, se alegró mucho y me brindó todo el material por ella compilado referido a mi tema: la compilación más completa de la provincia referida a las Jornadas de Filosofía del NOA, desde su primera edición hasta la última. Una colección de casi 25 libros más una carpeta de archivos digitales que incluye desde ponencias, circulares, libros de resúmenes y algún que otro borrador de algún escrito. Después finalmente me otorgaron la beca, se lo comuniqué y quedamos en volvernos a reunir para seguir recopilando datos, luego de su tratamiento...

Mi recuerdo es ése. Una profesora que no sólo nos hacía crecer profesionalmente, sino humanamente. Como estudiantes nos supo escuchar, brindar confianza, y apoyarnos en cada proyecto que nos proponíamos. Ella siempre supo aportar desde su lugar. Quedará en mi memoria por siempre.

 

INTI DÍAZ MORÁN

Alumno Licenciatura en Filosofía

 

 

Resulta difícil escribir estas palabras ante la partida de Pakita, inundados, como estamos, de tristeza y dolor. 

Atenta en todo momento a las necesidades de quienes la rodeaban, incansable en sus labores, generosa con todos, clara en sus convicciones pero siempre respetuosa y tolerante con los demás, intentaba construir cada día una verdadera comunidad educativa a partir del diálogo sincero y honesto.

Nos deja alguien irremplazable, cuyo legado perdurará en nosotros y en nuestra Universidad.

Quienes tuvimos la fortuna de compartir las tareas docentes y forjar una amistad con vos Pakita, te recordaremos por siempre, con inmenso cariño y afecto.

 

MATÍAS CASTRO DE ACHAVAL

Profesor - Equipo cátedra de Josefina Fantoni

 

Casi sin creerlo despedimos  con tristeza a Pakita Fantoni. Hospitalaria y de grandes generosidades conmigo en los veintisiete años de amistad. Me invitó y a veces hasta me intimó a compartir clases, proyectos, olimpíadas y demás eventos . Confió en mí, siempre le estaré agradecida. Sentí su cariño y proximidad en diferentes momentos que atravesé en la vida. Estará presente en nuestras memorias con su mano tendida.


Susana Alonso 

Profesora de la Lic. en Filosofía (FHCSyS)

 

Hay quienes en nuestras vidas dejan huellas, enseñanzas, y Paquita es una de ellas, hoy con su ausencia física nos deja un vacío en el pecho que causa mucho dolor, pero nos reconforta pensar que siempre estará presente en nuestros recuerdos, corazones y en cada rincón de su querida Facultad de Humanidades y en nuestra UNSE. En las reuniones de paritarias tus palabras conciliadoras y reflexivas nos harán mucha falta..... Hasta que nos volvamos a encontrar querida compañera, que Dios te dé el descanso eterno que te mereces.

 

NANCY GALLO

Sec. Gral. de APUNSE

 

Con profundo pesar, la Red de Facultades de Humanidades del Norte Grande, expresan sus más sinceras condolencias por el reciente fallecimiento de la estimada Vice Decana de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Santiago del Estero, Dra. Josefina Fantoni, quien fuera activa y entusiasta participante de la comunidad académica que constituye nuestra Red. Es nuestro anhelo que su alma descanse en paz y que su familia y compañer@s de trabajo encuentren pronto la resignación por tan enorme pérdida.

 

Red de Facultades de Humanidades del Norte Grande

 

Hay palabras que son muy difíciles de ser pronunciadas, cosas que no quisiéramos decir nunca, e incluso imaginar. Pero no podemos realmente evitar, que ciertas personas evoquen a nuestra memoria anécdotas, vivencias, recuerdos e historias dignas de ser contadas.

La profesora Josefina Fantoni o para muchos “profe Fantoni” o sencillamente “Paquita” representa una parte significativa de nuestras vidas profesionales, académicas y personales. Como la sencillez y la calidez de su apodo nos muestra, Paquita fue una excelente persona, profesora, y colega; que dedicó gran parte de su vida profesional a la enseñanza con una fuerte vocación por lo que hacía.

Cuando alguien piensa en ella, seguro no puede evitar recordar que siempre fue una persona excepcional y de convicciones muy fuertes, construidas con gran dedicación y pensamiento crítico. Con su simpatía, calidez, profesionalidad, y sobre todo con su contagiosa pasión por la filosofía, que la caracterizaban; logró ganarse el respeto y el cariño de toda la comunidad universitaria. Así mismo, ella también solía tratar a todos sus alumnos con mucho cariño y respeto.

Personalmente recuerdo que solía tomarse un tiempo para saludarnos con una enorme sonrisa, tomarnos de las manos y preguntarnos por nosotros y nuestros caminos personales. Siempre se preocupaba por saber cómo estábamos, y tenía una increíble habilidad para tener presente y recordar los proyectos individuales de sus alumnos y colegas. Siempre se podía apreciar que creía en sus alumnos y sus capacidades, los animaba y consideraba personas capaces de mejorar la sociedad...

Un buen profesor en la universidad es alguien que marca un sello imborrable en nuestras vidas y nuestro futuro como profesionales. Paquita sin dudas logró dejar su marca con sus enseñanzas, y sus largas charlas sobre filosofía, ética profesional y bioética. Priorizando la construcción de conocimiento, el consenso y pensamiento crítico.

Supo marcar su presencia en nuestra universidad y en nuestra Facultad a lo largo de todos sus años de trabajo. Siempre cambiando la vida de los alumnos con sus enseñanzas, buscando la forma de ayudar a solucionar problemas y realizar proyectos, o con su dedicado servicio para la gestión de nuestra facultad en estos últimos años. Realmente seguía el camino que creía correcto para mejorar   y siempre será un gran ejemplo para muchos de nosotros.

La recordaremos con muchísimo cariño.

 

VIVIÁN BÉRTOLI

Alumna Licenciatura en Filosofía

 

 

Indudablemente, un grupo humano es eficiente en el cumplimiento de sus objetivos, si reina en su interior un sentido de unidad.  Hermosas y profundas alegorías se utilizaron para expresar este concepto. Pienso en el famoso discurso de Menenius Agrippa, quien para evitar una sedición pronuncio un discurso en forma de fábula, conocida como “Del estómago y sus miembros” (año 494 AC) En donde bajo la figura del cuerpo humano, habla de una rebelión en la que los miembros del cuerpo acusando al estómago de ser el que menos trabajaba, y a la vez, el que más se beneficiaba del esfuerzo de los demás, deciden dejar de enviarle alimentos. En un primer momento, el estómago comienza a sentir hambre y, al no recibir comida, se ve intensamente atribulado e impotente. En ese momento, los miembros del cuerpo festejaban pensando que estaban logrando sus objetivos. Pero, a medida que pasa el tiempo, los demás miembros comienzan a sufrir, baja la presión arterial, comienzan a temblar manos y pies, los dientes castañean… hasta que realizan un gran descubrimiento: Si el estómago sufre, los demás miembros también sufren y si el estómago disfruta, los demás miembros disfrutan. Este texto parece haber inspirado a Pablo en su primera carta a los Corintios capítulo 13, en donde enseña algo más que Agripa, postulando el amor entre hermanos, como el más importante mandato del cristiano. El amor es lo único necesario. Pasará la Fe, pasara la esperanza, pero el amor no pasara, al contrario, al final de nuestra vida el amor se consumara.

 Utilizo estas figuras para reflexionar sobre nuestra carrera y departamento de filosofía. Cuando miro hacia atrás, son más de veinticinco años que compartí con compañeros y compañeras de la carrera, no solo colegas docentes, sino también los/as queridos/as alumnos/as. En todo ese tiempo hubo momentos de júbilo, festejos de logros alcanzados por compañeros/as que concluían sus postgrado, jornadas de reflexión, juntadas en torno a una mesa para compartir un asado y otras. También hubo disgusto, peleas, y dolor. En medio de estas peripecias se fue formando un grupo humano con mucho sentido de unidad y pertenencia. Con objetivos comunes, y el aporte de cada uno/a para consolidarlo.

Una de las personas, compañera y amiga, que transita desde los comienzos de la carrera, fue Paquita Fantoni. Docente de corazón, excelente compañera. Compartimos con ella y la mayoría de los actuales docentes de la carrera, numerosas jornadas de filosofía del NOA. Momentos agradables, de reflexión y también de confraternización. Ella ingreso como docente varios años antes que yo. Cuando tengo la oportunidad de un concurso de Bioética, me inscribo. Luego apelo a Paquita buscando libros que sabía que ella poseía. Me dijo, yo también me inscribí, pero no te preocupes, me borrare y te presto mis libros por el tiempo que los necesites. Le dije que no sabía que estaba inscripta, y le solicite que no se borre. Me dijo, no… ya lo decidí. Fue un gesto de generosidad con alguien que apenas conocía. Con el tiempo fui comprendiendo que aquella asignatura, era su materia preferida. Había renunciado a la posibilidad de acceder al algo muy valioso para ella.

En el desarrollo de nuestra actividad, compartimos a lo largo de muchos años, la mesa de exámenes con ella. Aprendí su enfoque filosófico, a través de sus alumnos/as. Con el tiempo, pudimos hablar un mismo lenguaje. Compartimos el proyecto de la diplomatura en Bioética, y luego la formación del comité de bioética en el CEPSI. Procuraba la excelencia en todo lo que emprendía.

Su salud no la acompañaba, cuando se abrieron las extensiones áulicas hacia localidades del interior me solicito que la sustituya en Antropología filosofía y Ética. Trate de respetar su enfoque, los programas y textos. Más tarde fui accediendo a las cátedras que más quiero, filosofía argentina y latinoamericana, filosofía indígena y filosofía regional. Eso nos llevó a concentrarnos cada uno/a en su área, pero siempre mantuvimos diálogos sobre la institucionalización de la bioética en Santiago del Estero.

A pesar de sus dificultades de salud, fue una persona servicial, poniendo mucha voluntad y esfuerzo en aquello que emprendía. Estuvo permanentemente cerca de su madre, cuidándola como a un tesoro muy preciado. Junto a su madre, nuestra profesora Elba Riera de Lucena, fue su referente y amiga amada. Ambas fallecieron hace relativamente poco tiempo. Los huecos que dejaron en su corazón nunca podrían ser llenados.

Todo esto compartía con sus colegas. Cuando un miembro del cuerpo sufre, los otros miembros sufren con él, y cuando un miembro goza, todos gozan con él.  Ayer recibimos la noticia de su partida, rápido reaccionamos sus compañeros/as expresando nuestro dolor. Paquita nos dejó muchas enseñanzas, entre ellas la de procurar siempre el bien de la carrera, de la facultad, de los/as alumnos/as.

Paqui, el Padre eterno te espera, allí nos encontraremos, ¡hasta siempre!

 

GUSTAVO CARRERAS

Docente (FHCSyS)

 

 

Hoy me toca despedir a mi queridísima profe Josefina Fantoni, una docente apasionada de su formación, enamorada y entregada a sus alumnos, alguien que vivió sin reprimir el cariño que desbordaba en su mirada, en los abrazos que regalaba y en su tiempo que no escaseaba cuando el pedido era hecho desde el corazón.

Cuando tuve la oportunidad de elegir quien me guie  con mi tesis, no tuve dudas de que  era ella con quien quería transitar ese proceso.

Tuvimos años de altibajos porque la vida nos fue llevando a ambas por diferentes batallas, aún así jamás abandonamos los mensajes, las llamadas, ni los encuentros de café.

Mi admiración se convirtió en un profundo amor hacia ella, la quise y la quiero TANTO, y lo único feliz que encuentro en ello en este momento, es que supe decírselo SIEMPRE: “Usted es digna del mayor amor”.

Mientras escribo, recuerdo con claridad las dos últimas veces que la vi, una personalmente y otra de forma virtual. Nos encontramos cara a cara en su departamento después de meses sin vernos, vestía un remerón, una calza y una vincha que le quedaban hermosos, me recibió con una alegría inmensa y como de costumbre me hizo sentir familia. Reímos mucho esa mañana, y nos organizamos para encaminar lo que sin saberlo sería nuestro último momento “de a dos”

La última vez que la vi fue a través de una video-llamada la noche del 22/12/20 el día en que pudimos celebrar emocionadas el haber llegado a la meta. Conversamos detalladamente de ese examen final, desde lo emocional (que es lo que a ella más le intrigaba) hasta lo intelectual.

Pasado el tiempo nos mantuvimos en contacto por mensajes postergando para “prontisimo” la merienda con la que festejaríamos todo ese camino juntas.

(Para mi pesar la única foto nuestra que tengo es a través de la pantalla)

Días como hoy, siento que el corazón se detiene y lucha por regresar a esos instantes en los que se sintió amado, aunque es el mismo tiempo el que nos arrebata en cada presente esa ilusión.

Aprendí que cuando quieres a alguien de verdad te transformas en su bastón, su sostén, su refugio e incluso en su memoria. En la mía va a estar siempre presente su compañía, sus consejos, su voz...

Gratitud infinita hacia ella, quien seguirá siendo para mí una referente a nivel humano y profesional.

 

DANIELA PILÁN

Egresada Licenciatura en Filosofía

 

 

 

 

0
0
0
s2smodern