esenfrdeitptru

editar

homepagunse.png

El proyecto surge de la propuesta de un Trabajo Final de Graduación, y un equipo interdisciplinario se encuentra trabajando en la fabricación de un aparato que irradia rayos UV (Rayos Ultravioleta en la banda de 200 a 280 nanómetros) y destruye gérmenes en el ambiente y sobre superficies. La Facultad de Ciencias Exactas y Tecnologías se encuentra financiando el proyecto, a fin de poder implementarlo para la sanitización de aulas, de cara al inicio de clases.

El Ing. Carlos Maguna, uno de los integrantes del equipo, fue entrevistado en el programa radial Armonía Exacta. Él se encuentra dirigiendo el Trabajo Final de Graduación del estudiante de Ing. Electrónica Claudio Fuster, de quien surgió el proyecto sobre esta lámpara con focos UVC, que sirve para matar gérmenes (entre otros seres vivos), por este motivo es también conocido como UV Germicida y puede ser denominado generalmente UVGI (Irradiación Ultravioleta Germicida) usado para inactivar bacterias, esporas de moho, hongos o virus.   Explicó el ingeniero: “Es una radiación peligrosa y lo que hace es cortar la cadena de ADN de virus, hongos, bacterias, y esto evita que se reproduzcan. En el caso de los humanos, nos puede dar cáncer de piel o enfermedades de ese tipo. Tampoco debemos verla directamente, porque daña a los ojos. Los 4 tubos fluorescentes irradian a 360 grados. El sistema es automatizado, tenemos un control que se vincula la lámpara por bluetooth y se puede programar y ejecutar el tiempo de irradiación para lograr la óptima sanitización. El sistema se enciende de manera remota, pero si alguien ingresa a la sala donde opera el aparato, como tiene sensores de movimiento, se apaga automáticamente y avisa al celular que se ha cortado la programación”, esta medida se toma para evitar la exposición de personas a dicha radiación.

Agregó además: “Estamos muy contentos, el sistema se encuentra operativo. Ahora estamos trabajando con investigadoras del Cibaal, que están haciendo pruebas de los resultados que estamos teniendo, y son realmente espectaculares. La lámpara está funcionando y haremos tres lámparas más. Se pondrán en las aulas para limpiar. Será un sistema complementario, porque la Facultad ya tiene ozonificadores (conocidos como ozonizadores en otras publicaciones), que también son muy efectivos como peligrosos. Porque necesitas ventilar muy bien luego de colocar el ozono y lleva tiempo. Con el UV, se irradia, terminamos y la gente ya puede ingresar al lugar, es más rápido. También buscamos darle a la lámpara ya operativa, otra funcionalidad, hacer un purificador de aire con estos rayos UV. Pensamos que eso se pueda colocar en los equipos de aire acondicionado. Otra mejora a posteriori, sería monotorizarla y automatizarla, para que se desplace a través de controles o automáticamente. Por el momento, el sistema ya está operativo y el estudiante está terminando de escribir su Trabajo Final de Graduación”.

Contó al mismo tiempo que la idea surgió el año pasado y desde diciembre se empezó a comprar los equipos para construir la lámpara. Aclaró que “todo lo generamos con OPEN SOURCE (fuentes abiertas), como también para programar el aplicativo en Android, para que pueda ser replicado sin gastar demasiado, ya que no fue pensado a priori con fines comerciales. Pensamos que a futuro la Universidad puede ofrecer este servicio en otras instituciones y también a la sociedad”. A su vez explicó que todo ha sido elaborado en nuestra Facultad, incluso una parte está fabricada con la impresora 3D con que cuenta la FCEyT.

El equipo también está integrado por la doctora en química Ana Ledesma (docente- investigadora FCEyT/CIBAAL-UNSE-CONICET) y la doctora en Ciencias Biológicas Ana Yanina Bustos (docente-investigadora CIBAAL-UNSE-CONICET/FAyA y FHCSyS). El Ing. Maguna relató: “Una vez que iniciamos el proyecto, necesitábamos conocer si realmente era efectivo. Entonces convocamos a las doctoras para trabajar en conjunto, y que nos ayuden a poder verificar la efectividad de la lámpara”. A la fecha, se ha comprobado que los resultados son muy favorables. Recalcó que los tiempos de exposición son cortos, “en menos de 20 minutos el ambiente está limpio, obviamente este tiempo depende de la distancia a que se quiera sanitizar. A menor distancia, los tiempos se acortan mucho. Hasta ahora todos los resultados de las pruebas han sido muy convincentes a cerca de la efectividad de esta tecnología”, declaró.

En este sentido, la Dra. Bustos indicó que se realizaron pruebas de inactivación de microorganismos patógenos bacterianos que constituyen los principales agentes causales de infecciones comunitarias y hospitalarias. Las pruebas muestran que: “el tratamiento UV provoca la inactivación total de ambas bacterias testeadas al menor tiempo de exposición (20 min), hasta una distancia de 3 metros. Para distancias menores a 0,5 metros, la inactivación total se logra con una exposición de sólo 5 minutos”. En relación a la efectividad de la desinfección en superficies agregó: “se comprobó una eficacia del 99,9% para eliminar tanto bacterias como hongos ambientales a partir de 20 minutos de exposición”.

Por último, el Ing. Maguna expresó: “Quiero agradecer a la gestión de la Facultad, que ha apoyado este proyecto y contamos con el financiamiento para la fabricación del mismo”. Asimismo, agradeció al equipo de trabajo de este proyecto, que también lo integra el Téc. Marcos Coronel. 

0
0
0
s2smodern